Redes sociales

Secretaría de Medio Ambiente, Agricultura, Seguridad Alimentaria y Pesca

  • Inicio
  • Alza de Alimentos Afectan la Inflación

Alza de Alimentos Afectan la Inflación

 

Según el Observatorio, los altos precios de los alimentos se han reflejado en el  incremento de la inflación regional, la cual cerró 2007 en 6,3 %, poco más de 1 % mayor que la tasa del año pasado. Considerando 16 economías de la Región, el promedio de inflación acumulada general y de alimentos a mayo de 2008 se ubica en 5 % y 7,2 % respectivamente, en tanto que en los últimos 12 meses la variación de cada uno de los índices fue de 11,1 % y de 17,5 %.

Entre los factores que explican el alza de los precios de los alimentos, el Boletín destaca el acelerado ritmo de crecimiento de los países en desarrollo, la producción de biocombustibles, los factores climáticos que afectan la producción, el aumento de los costos de insumos agrícolas por elevados precios del petróleo, la reducción de las reservas de alimentos, la especulación de mercados financieros y de materias primas básicas y finalmente las políticas reactivas para restringir las exportaciones de alimentos.

En el ámbito de los países, la inflación acumulada de alimentos a mayo de 2008 es superior que la inflación general, y en Bolivia, Colombia, Brasil, Chile, Perú, Panamá y Venezuela los precios de los alimentos superaron los precios generales en al menos 2 puntos porcentuales.

Situación del mercado agroalimentario

América Latina y el Caribe están mejor preparados para enfrentar choques económicos que en el pasado gracias al superávit en cuenta corriente, a finanzas públicas más ordenadas, una menor deuda pública y una deuda externa también menor, así como mayores reservas internacionales.

América Latina responde por 8% del total de cereales producidos en el mundo, siendo Sudamérica la responsable de prácticamente el total de su producción y exportación. La Región se distingue por el ritmo al cual ha producido alimentos, en particular desde principios de esta década, mostrando tasas de crecimiento de la producción neta de alimentos per cápita superiores al promedio mundial y a la de las economías de países desarrollados.

El balance comercial neto de alimentos muestra que los países de El Caribe, junto con México y Venezuela son deficitarios en alimentos, a diferencia de lo que sucede con la gran mayoría de países de Sudamérica, cuyo saldo no sólo es positivo sino que en los casos de Uruguay, Argentina y Paraguay se ubica en alrededor de 10 % del PIB.

Dentro de la Región es de esperar que tanto los países clasificados como de Bajos Ingresos y Deficitarios en Alimentos (Haití, Nicaragua y Honduras) como la población en condiciones de pobreza experimenten un impacto negativo más alto que el resto debido al alza de precios, ya que el promedio de gasto en alimentos de dicha población para el caso de siete países de América Latina (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Nicaragua) bordea el 46 % de sus gastos totales, mientras que la población más rica destina, en promedio, alrededor de 23 % de sus ingresos en alimentación. En los países mencionados anteriormente, los más pobres han experimentado un encarecimiento en su costo de vida general de 2.8 %, en tanto que la población más rica sólo ha experimentado un alza de sus costos de vida de 1.5 %.

Riesgo y oportunidad

No obstante la amenaza a la seguridad alimentaria que representa el reciente incremento  acelerado de los precios de los alimentos básicos, es esencial observar que América Latina y el Caribe no sólo son consumidora, sino también productora de alimentos y otro tipo de productos básicos.

Así por ejemplo, los minerales, metales y energía —impulsados por el cobre, el petróleo y el gas—, y los alimentos, han experimentado un aumento importante, lo que ha redundado en el aumento del poder de compra de las exportaciones de la Región.

El comportamiento de los mercados de bienes básicos representa de forma simultánea una oportunidad para integrar al desarrollo a aquella población cuyos medios de vida se basan principalmente en la actividad agrícola y una potencial ventaja para mitigar el efecto adverso del alza en precios de los alimentos derivado de los ingresos provenientes de la exportación de bienes básicos o la recaudación fiscal.

Vale la pena destacar el renovado protagonismo del sector público que está emergiendo en varios países, interviniendo en áreas de políticas donde hasta hace poco no lo hacía. Se trata de un conjunto de programas públicos que involucran directamente a agencias gubernamentales en procesos de abastecimiento alimentario a la población, en algunos casos incluso participando o coordinando los procesos productivos.

En esa línea, por ejemplo, se pueden mencionar los programas de compras públicas de productos agrícolas a pequeños productores para su posterior distribución en las redes de alimentación social (como son los casos de Brasil y Panamá), o los dispositivos de abastecimiento de alimentos a la población en, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela. Finalmente, aunque menos extendido pero en la misma línea, se puede mencionar la gestión pública de reservas estratégicas (inventarios) de algunos alimentos   básicos, que países como Brasil, Ecuador, Honduras y México están implementando.(FINAGRO)

Número de visitas a esta página: 989
Fecha de publicación: 14/07/2008

Comparte esta publicación

Utilidades

Acerca de este Portal Nexura